La situación política, social y económica de las mujeres en Colombia ha sufrido profundos cambios en la historia reciente. En el siglo XX se desempeñaban como profesoras, telegrafistas, niñeras, escritoras, actividades necesarias y valoradas por la sociedad, pero no tenían la oportunidad de ocupar cargos políticos o de decisión. Para el siglo XXI, ya se han candidatizado a la Presidencia de la República, el primer cargo público a nivel nacional. Sin embargo, si miramos detenidamente la real y efectiva representación política de la mujer a nivel local y nacional, encontramos que pese a los constantes esfuerzos desde el gobierno, la sociedad civil y agentes internacionales, estos resultan insuficientes ante las necesidades de posicionamiento del género en la esfera política.