Políticas actuales sobre violencias hacia la mujer ponen en riesgo la efectividad y cumplimiento de la ley 1257.