El acoso sexual es una forma de discriminación por razón del género, tanto desde una perspectiva legal como en su concepto. El problema guarda relación con los roles atribuidos a los hombres y a las mujeres en la vida social y económica que, a su vez, directa o indirectamente, afecta a la situación de las mujeres en el mercado del trabajo y sus posibilidades de estar en el espacio público.