El 19 de enero del año 2016, la Mesa de Conversaciones para la terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera en Colombia hizo público el comunicado conjunto No. 65, en el cual el gobierno de Colombia y las FARC-EP decidieron crear un mecanismo tripartito de monitoreo y verificación del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y la dejación de las armas, que además de las dos partes cuente con un componente internacional representado en una Misión Política de la ONU.