La oleada de asesinados ocurridos en el mes de noviembre y diciembre han alertado sobre la grave situación de agresiones contra defensoras y defensores de derechos humanos en el país en los últimos años y el incremento de las agresiones y en particular de los asesinatos
para 2016