25-07-2017 / 2:51 pm

[Comunicado] de protesta sobre algunas piezas gráficas del informe Forensis 2016

24 de julio de 2017

Las organizaciones de la sociedad civil, recibimos cada año con la mayor expectativa la publicación anual del Forensis, reporte anual del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses (INML- CF), pues es el diagnóstico más amplio a nivel nacional, en el que se describen los diferentes tipos de violencias que afectan a los colombianos y colombianas, por lo que se convierte en un documento fundamental en un país que se está esforzando por reconstruir el tejido social y forjar la paz.

Sin embargo, este año vemos con especial preocupación las piezas gráficas que acompañan algunos apartados del informe Forensis 2016, lanzado el pasado 11 de julio. Nos referimos en particular a las secciones de violencia intrafamiliar, violencia sexual y violencia de pareja, es decir, las conductas de mayor impacto sobre las mujeres del país.

En la primera sección se presenta a dos bebés en posición fetal, aún en el vientre de su madre, con guantes de boxeo, uno golpeando al otro; en la misma publicación se afirma querer visibilizar los conflictos entre hermanos, lamentablemente resulta particularmente violenta la ilustración pues presenta a seres no nacidos, que aún no conocen la vida en sociedad, pero ya están siendo sujetos proveedores de violencia, alimentando la idea de la violencia congénita y de la “naturaleza” violenta de la población colombiana.

En la imagen correspondiente a la violencia sexual se retrata una noche oscura, un automóvil acercándose, mientras el foco de la ilustración son las piernas de una niña quien porta tacones varias tallas más grandes que su pie, según la explicación del informe se busca poner en evidencia el fenómeno de la prostitución infantil1. No obstante, no se entiende la pertinencia de la imagen para el apartado, especialmente cuando se reconoce una tendencia histórica de ocurrencia de este tipo de agresiones, en el que los presuntos agresores son en su mayoría personas conocidas (familiares, amigos, parejas o exparejas), y el escenario por excelencia de la violencia sexual son las viviendas (76% de los casos para 2016).

Finalmente, encontramos una de las imágenes más preocupantes, correspondiente al apartado de violencia de pareja en la que se presenta a un hombre con un ojo morado, acorralado en una esquina, mientras su esposa (ambos portan anillos de matrimonio), se encuentra frente a él, sujetando un rodillo de cocina en posición amenazante. Resulta desconcertante que pese a que sea ampliamente conocida la desproporción existente en el número de mujeres que sufren este tipo de violencia frente a sus pares hombres, se represente justamente lo contrario, es preciso decir que ilustrar las violencias que afectan mayormente a las mujeres, no significa ignorar otras realidades que afectan a los hombres.

Vale la pena subrayar que en un país en el que, según el informe aludido, una mujer fue agredida por su pareja aproximadamente cada 12 minutos durante 2016, divulgar representaciones sobre las violencias como las contenidas en el informe actual, no solo poco dice sobre la realidad de las violencias en el país, sino que entra en contradicción directa con su propio contenido y las cifras allí presentadas. En un país con altísimos índices de impunidad, en donde la violencia contra las mujeres está normalizada, naturalizada y justificada, no hay explicación alguna para representar la violencia de pareja por medio de una mujer maltratadora.

Nuestra preocupación es mayor porque estas imágenes reflejan la comprensión institucional que desde el INML-CF se tiene sobre los diferentes tipos de violencia, en este caso la violencia intrafamiliar, sexual y de pareja. En este sentido, nuestro reclamo no es simplemente sobre una coherencia estética entre ilustraciones y contenido, sino que es un llamado a la creación de imágenes que representen el espíritu del informe, esto es, construir datos para la vida, pues esta intención debe también reflejarse en las pieza gráficas que lo componen, pues son una foto de la realidad, que construyen visiones sobre el mundo y en este caso sobre el comportamiento de las violencias en Colombia, en dicho sentido resultan tan importantes como las cifras de cada capítulo. Las imágenes cuestionadas, reproducen estereotipos de violencia y discriminación hacia las mujeres, y en lugar de visibilizar los hechos victimizantes en su contra, les representan como responsables de las violencias como gestoras, promotoras y creadoras.

Como organizaciones de la sociedad civil, preocupadas por las violencias en nuestro país, entre ellas las que afectan de manera desproporcionada a mujeres y niñas, sentamos nuestra voz de protesta frente a las imágenes comentadas, e instamos a que sean corregidas de manera oportuna. Para volver a sembrar la paz –lema del Forensis 2016- hay que ayudar al desmonte, también gráfico de los imaginarios que justifican las violencias hacia las mujeres.

1 Tomado textual del informe Forensis 2016, página 348.

Suscribimos el comunicado las siguientes organizaciones:

Corporación Sisma Mujer

Corporación Humanas Colombia

Red Nacional de Mujeres

Asociación Afecto contra el maltrato infantil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para leer el comunicado haga clic aquí.